LA RESPONSABILIDAD DE LEGISLAR PARA TODOS

||LA RESPONSABILIDAD DE LEGISLAR PARA TODOS

Por: Santiago Valencia González

Senador de la República

Cuando tomamos la decisión de poner nuestro nombre en consideración para ocupar un cargo de elección popular, asumimos tal vez la responsabilidad mas grande nuestras vidas. Trabajar por quienes depositaron su confianza en nosotros y por los que no.

Legislar en Colombia se ha convertido en una tarea de todas las horas, en las que no hay tiempo para nada diferente a construir el país que queremos para nuestros hijos y en el que nos hubiera gustado crecer a nosotros pero que lamentablemente no nos tocó.

Les voy a hablar de mi experiencia personal. La política fue el mundo en el que crecí y del que me enamoré desde muy pequeño, en una época bastante dura en nuestro país. Muchas personas me preguntan, ¿Si la viví desde adentro y tuve que ver lo más duro, porqué me apasionaba tanto?, para esto tengo mil respuestas, pero solo una viene a mi cabeza. Querer cambiar lo que sabía que estaba mal.

A veces no entendía ¿Cómo era posible que legislaran para unos y para otros no, que existieran leyes que no estuvieran acordes con las necesidades de la gente?, por eso, cuando decidí que esto era lo que quería hacer en mi vida, me propuse hacerlo para todos y no les voy a mentir, he tenido momentos de frustración, al ver que los egos y los odios políticos superan el compromiso con las personas que eligen a quienes los van a representar durante cuatro años en el Congreso de la República.

He visto muchas veces en estos casi seis años, como otros Congresistas se oponen a proyectos que cambiarán positivamente la vida de millones, por no apoyar a X ó Y partido, he visto como los egos se convierten en monstruos capaces de pasar por encima del bienestar de miles, pero también he sido testigo de la felicidad y el orgullo que se siente el deber cumplido, cuando se aprueban proyectos de ley que se traducirán en progreso, en crecimiento, en transparencia y en seguridad para esta patria que amamos con el alma.

Entender que en el Congreso estamos representando la voz de mas de 48 millones de Colombianos, debería ser motivo suficiente para que todos rememos hacia el mismo lado, para no polarizar más a una sociedad que ante cualquier noticia se divide en dos, para querer paralizar una nación que busca ser grande.

Legislar para todos, para los que nos quieren y para los que no, para los que entienden lo que nos jugamos en cada sesión y en cada debate y para quienes no quieren saber nada de nuestro trabajo. Legislar para todos, porque todos somos Colombianos, cambiar desde nuestra orilla política el país sin odios y sin resentimientos. Llegar a consensos sabiendo que al final de los cuatro años, habremos dejado nuestro granito de arena para esa Colombia grande, prospera y unida que todos desde niños hemos soñado.

Colombia nos necesita, no aplaudiendo todo con lo que no estamos de acuerdo, nos necesita críticos y honestos, pero sobre todo consientes de que de las decisiones que tomamos sentados desde nuestra curul, dependen millones, que lo que nos rige debe ser el entendimiento, la comprensión y el amor por lo que hacemos y no el odio, el resentimiento y la frustración.

Que esta época sea el momento de pensar a dónde queremos llegar como nación, si estamos dando todo lo que nos corresponde para que el futuro sea mejor que el pasado y para que el presente siga siendo tan prospero como lo estamos viviendo.

By | 2019-12-26T14:43:11+00:00 Diciembre 26th, 2019|Opinión|