Columna/ No es como se le dé la gana

||Columna/ No es como se le dé la gana

No es la primera vez que el presidente Juan Manuel Santos quiere imponerle sus ideas a los colombianos frente a los acuerdos con las Farc. De hecho, el haber cambiado el mecanismo de refrendación bajando el umbral, así como no establecer cárcel efectiva y dar elegibilidad política a los cabecillas de la guerrilla, demuestra que a Santos no le importa la opinión del pueblo.

Hace unos días el Presidente volvió a demostrar su soberbia al afirmar que estaba facultado a hacer la pregunta de plebiscito como se le diera la gana, no obstante haber violado los límites que le planteó la Corte Constitucional al respecto.

La pregunta ¿Apoya usted el acuerdo final para terminar el conflicto y construir una paz estable y duradera? es tendenciosa y atenta contra la libre expresión democrática y contra el principio democrático de acuerdo a la sentencia de la Corte.

El Alto Tribunal señaló que la pregunta del plebiscito debe ser clara, concisa y que no se debe preguntar por la paz al ser este un derecho fundamental, pero a pesar de esto, dicha palabra fue incluida.

Adicionalmente, el máximo tribunal estableció que la pregunta debería nombrar las partes entre quienes se hizo la negociación, o entre quienes se llegó al acuerdo, sin embargo, esto tampoco aparece. Otra trampa que lleva a inducir el sí, es la palabra ‘apoya’, cuando debió usarse ‘aprueba’.

Como está planteada, la pregunta está diciendo que quienes votemos NO en el plebiscito estamos en contra de una paz estable y duradera, lo cual es falso. En este sentido hay que aclarar que quienes votemos NO, estamos en desacuerdo con lo que se ha negociado, no con la paz.

En su explicación, el Presidente afirmó que decidió incluir la palabra paz argumentando que es “el nombre que recibió el acuerdo” pero lo que realmente genera es una inducción en el votante.

Lo que se materializa aquí es una violación a los derechos fundamentales de participación ciudadana y libre participación democrática consagrados por la Constitución, a expensas de una de las decisiones políticas más importantes en la historia del país.

Es así como considero que la pregunta que debe formular el Gobierno y que debe estar contenida en el plebiscito según la Corte Constitucional es: ¿Aprueba los acuerdos firmados por el Gobierno y las Farc en La Habana?

Entonces señor Presidente, no es como se le dé la gana a usted plantear la pregunta del plebiscito, es como la Corte estableció que debe ser.

By | 2016-11-06T22:53:51+00:00 Septiembre 2nd, 2016|Opinión|